Alessia, casi en blanco y negro es un proyecto musical inspirado en los antiguos cafés chantants de París (music hall en Londres). La cantante y actriz Alessia Desogus nos propone - a través de un humor lleno de ironía, una voz antigua y una imagen retro extraída del cine mudo - acercarnos a esa atmósfera clásica que sigue estando presente en el imaginario colectivo.

El espectáculo es una mezcla original entre lo antiguo y lo moderno, entre lo poético y lo burlesco, entre imágenes que recuerdan a las pinturas de Degas y las viejas fotografías de Josephine Baker.

Alessia Desogus rememora la figura de la chanteuse, la cantante de la Belle Époque. Para ello improvisa y utiliza cada uno de los accidentes escénicos, provocando situaciones divertidas fruto de la interacción con el público; esto convierte el concierto musical en un verdadero café chantant.​

Siguiente